Los supuestos básicos de Bion en musicoterapia

 

 

En los análisis sobre grupos, Bion, parte de la base que el ser humano es un ser gregario que necesita a los otros, aunque con sus actos pueda parecer lo contrario. Los grupos son parte del los individuos y difícilmente se puede entender al individuo lejos del grupo.

 

El  grupo  es una entidad  en sí misma que genera una mentalidad grupal  con tendencia a la  unidad  bien consciente como inconscientemente y  no se puede entender atendiendo a los miembros de manera individual. 

Vemos un  ejemplo muy claro en  las improvisaciones rítmicas, donde  el funcionamiento grupal  prima sobre el individuo  surgiendo  de manera natural una estructura grupal que arrastra a cada uno de los participantes en patrones contundentes, a menudo sencillos pero  altamente estructurados.

Los grupos tienden mostrar tendencias contradictorias: tienden a realizar la tarea y tienden a oponerse a ella, evitando realizar la tarea por la que se han reunido. Se genera una actividad primaria e inconsciente que obstaculiza la tarea. Son los supuestos básicos que permiten la comprensión de los fenómenos emocionales de los grupos.  Los  supuestos básicos  tienden a evitar la frustración inherente al aprendizaje por experiencia, el cual implica refuerzo, dolor y realidad. 

Los supuestos básicos postulados por Bion son: Supuesto básico de dependencia,  supuesto básico de ataque y fuga y supuesto básico de emparejamiento. 

Los supuestos básicos pueden alternar dentro de una misma sesión o mantenerse durante meses pero no coexisten. Aunque las emociones asociadas a los supuestos son los mismos (angustia, miedo, amor, sexo, odio..) se viven diferente en los diferentes supuestos básicos.

Los grupos de musicoterapia con técnicas activas se dan estos supuestos de la misma manera que en el resto de los grupos, con el añadido que estas resistencias se hacen evidentes desde lo puramente musical además de lo verbal y no verbal. Tanto en las improvisaciones estructuradas como en las improvisaciones  de flujo libre se pueden observar los fenómenos descritos por Bion de manera clara y evidente.

-Supuesto básico de dependencia: El grupo tiene la fantasía de que un miembro se hará cargo de las necesidades de los miembros y crea una dependencia hacia el líder. El papel de líder lo desempeñará generalmente el terapeuta pero cualquier otro miembro podrá ejercer ese rol desafiando a lo que el mismo grupo espera del terapeuta.  A veces el mismo terapeuta  puede acepta el rol de líder de manera que entrando a formar parte de manera inconsciente del supuesto básico de dependencia entorpeciendo el  desarrollo grupal. 

En las improvisaciones musicales el grupo exige al terapeuta una estructura a la que unirse.  El terapeuta  puede  aprovecharse  esta necesidad para  crear la cultura necesaria para el crecimiento grupal siempre que no ayude a perpetuar la dependencia del grupo. El  individuo  puede buscar cierta complicidad hacia  el terapeuta, incluso puede rivalizar con él.  En cualquier caso el grupo se ve invalido para crecer por sí mismo entorpeciendo el crecimiento grupal. El terapeuta puede señalar verbal o musicalmente  la necesidad de dependencia del grupo para  favorecer el cambio. 


-Supuesto básico de ataque y fuga: El grupo está convencido de que existe un enemigo del que hay que protegerse atacándolo o evitando.
En el grupo de ataque y fuga el líder debe dar sustento a la idea de que existe un enemigo dentro o fuera. En grupos  terapéuticos el enemigo puede ser un miembro del grupo, el terapeuta, la enfermedad o dificultad, etc. 


El grupo puede evitar cualquier manifestación del enemigo o atacarlo en consecuencia. Si se vive al terapeuta como enemigo el grupo puede ignorar sus intervenciones o demostrado su desprecio e intentar tomar posesión del lugar del terapeuta.

En las improvisaciones  musicales el grupo  puede sabotear la estructura musical o puede negarse a participar  en la improvisación,  bien  dejando de tocar o dejando el instrumento en el suelo o no permitiendo a los individuos  o al grupo seguir con  la improvisación. 


-Supuesto básico de emparejamiento : existe una esperanza irracional y primitiva de que algún hecho no acontecido ( mesias) resolverá cualquier conflicto presente.

En el grupo de emparejamiento el liderazgo está relacionado con una pareja que promete un hijo o idea relacionada con el futuro. El líder aún no ha nacido. el grupo tolera a la pareja que se relaciona incluso estimula la relación. El terapeuta puede participar de esta esperanza. Existe una tendencia a la escisión. 

En las improvisaciones musicales el emparejamiento  puede  ocurrir con varios miembros del grupo que   dirigen la creación musical  hacia una conversación diadica, bien tocando al unísono, bien en preguntas y respuestas…, condicionando la improvisación musical grupal.